PROCESIONARIA DEL PINO

Procesionaria oruga

Thaumetopoea pityocampa. La procesionaria del pino es una oruga que puede ocasionar lesiones importantes debido a sus pelos urticantes, provocando irritación y alergias tanto en personas como en animales. Las orugas tienen pelos urticantes a modo de defensa, que al liberarlos, flotan en el aire provocando irritación en la nariz, garganta y oidos. Pueden desencadenar reacciones alergicas graves. Además de los problemas que ocasiona en el ser humano, genera problemas importantes desde el punto ecológico debido al decaimiento de la masa forestal. La prevención en el caso de la Procesionaria del pino es fundamental para evitar su aparición, desarrollo y expansión en un determinado área geográfica.

Área geográfica de la procesionaria

La podemos encontran en el Sur de Europa, Norte de África, Asia Menor y en algunos paises de América del Sur, habiéndose detectado en Argentina o Bolivia, entre otros.

CICLO BIOLÓGICO DE LA PROCESIONARIA

El ciclo biológico de esta mariposa pasa por cuatro fases (adulto, huevo, oruga y crisálida):

1. La mariposa de la procesionaria llega a su madurez en el periodo comprendido desde mediados de Junio y finales de Julio.

2. La puesta de huevos se suele realizar en el mes de Agosto. La hembra coloca los huevos en las ramas de los pinos.

3. Las primeras larvas aparecen en Septiembre. Atraviesan cinco fases larvarias o de desarrollo hasta llegar a convertirse en una oruga totalmente desarrollada. Fases: L1-L5. Entre tanto irán formando la característica bolsa blanca en las ramas de los pinos, que hace la función de nido dándoles protección.

4. Una vez la oruga de la procesionara se ha desarrollado totalmente, (en el mes de Abril), baja del pino al suelo, formando las filas indias características, por la que recibe su nombre.

5. Finalmente, buscarán un lugar donde enterrarse y pasar a la fase de pupa o crisalida. Una vez enterrada, a lo largo del mes de Mayo, teje su capullo, donde permanece entre 20-30 días. En su interior se producen una serie de transformaciónes que darán lugar a la crisalida.

6. Permanecerá en estado de diapausa (estado de letargo o dormancia), hasta que eclosione en verano.

7. En los siguientes dos días se producirá el apareamiento y la puesta de huevos para comenzar un nuevo ciclo. Pasados esos dos días, las mariposas mueren.

 

Morfología de la mariposa de la porcesionaria

El tamaño de la mariposa de la procesionaria varia del macho a la hembra. Las hembras son más grandes que los machos, de 36 a 49 milimetros, mientras que los machos miden de 31 a 39 milimetros.

Utilizan su apariencia y tonalidades de color para camuflarse con el medio. Tonos y marcas marrones en las alas anteriores y blancas en las posteriores.

 

Reproducción de los procesionaria adulta: Mariposas

En los dos días posteriores a la eclosión, siendo ya una mariposa, se producirá el apareamiento. Como método de supervivencia, la actividad de los adultos se reduce únicamente a la noche. De esta forma para evitan la depredación. Durante el día, gracias a su apariencia y tonalidades, consigue camuflarse con el medio donde vive.

Inmediatamente después del apareamineto, la hembra pone los huevos sobre la copas de los pinos. Cada puesta será de 100-300 huevos, comprendidos en cuerpos alargados que van de los 4 a 5 centimetros. Para protegerlos, la hembra los recubre con escamas. Una vez pasados de 30-40 días, nacen las larvas.

Larvas de la procesionaria y bolsón

Una vez se produce la eclosión de los huevos, las larvas salen y comienzan a alimentarse de las acículas del pino. Demuestran un comportamiento social y gregario. Pronto comenzarán a tejer el nido o bolsón en las zonas del pino orientadas al sol. Les servirá de protección ante depredadores y la climatología, dependiendo de él para su desarrollo a lo largo de los meses de invierno. Saldrán del bolsón al atardecer para alimentarse, volviendo para pasar la noche. La temperatura en el interior del bolsón será un factor determinante para su desarrollo, siendo la temperatura óptima entre los 20-25 ºC. Si la temperatura cae de los 10-20 ºC, su desarrollo y crecimiento se detiene, aunque siguen alimentándose y contruyendo el bolsón. Esto cambia si la tamperatura es menor a los 10ºC, con lo que la construcción del bolson se paraliza, saliendo solamente para alimentarse. Esta vez, durante el día.

Las temperaturas extremas para las larvas son:

– Cuando se alcanzan los -10ºC, donde se produce la muerte de la colonia.

– Y en el otro extremo, cuando se alcanzan temperaturas superiores a los 30ºC, la colonia se dispersa y comienzan a morir.

Las larvas pasarán por cinco fases de desarrollo, antes de abandonar el pino. Será en la tercera fase cuando comiencen a desarrollar los pelos urticantes. El tiempo que tardan en desarrollarse dependerá de las condiciones climatológicas. Normalmente pasan en el arbol unos 30 días, pudiendo alargarse hasta 4 meses si no se dieran las condiciones óptimas.

Fase de pupa o crisálida de la procesionaria

Cuando la oruga de la procesionaria completa  su desarrollo, desciende de los pinos para buscar un emplazamiento adecuado para enterrarse. Es cuando se produce la característica fila o procesión por la que adquieren su nombre. Esta manera de desplazarse es en verdad una estrategia de superviviencia ya que se utiliza como metodo de protección. De esta forma protege su punto más vulnerable, la cabeza.

Buscarán un lugar idoneo desde el punto de vista de la temperatura para realizar el enterramiento. En zonas frías, se intalará en lugares con una mayor incidencia de sol, y en las zonas cálidas buscará lugares con menor incidencia; todo para conseguir tener una temperatura media del terreno de 20ºC, que es la temperatura adecuada para su desarrollo.

Una vez enterrada, comienza a tejer el capullo, pasando a la fase de pupa o crisalida. En el interior de la pupa, de unos 2 centimetros de tamaño, se producirán una serie de transformaciones de la que saldrá la crisalida. Esta transformación dura entre 20-30 días, dependiendo de la temperatura y las condiciones climatológicas.

Una vez complatada la transformación y atendiendo a las condiciones climatológicas, la crisalida permanece en diapausa hasta la llegada del verano, cuando se produce la eclosión, ya preparada para el apareamiento.

 

Orugas en procesion procesionaria
Mariposa de la procesionaria
Nido de la oruga procesionaria

Motivos de la expansión de la procesionaria

Los motivos de la gran expansión de la procesionaria en nuestras latitudes responde a varios factores:

– Es una especie muy bien adactada a climas templados y calidos, siendo especialmente agresiva con pinos que manifiestan estrés en años secos, con inviernos cálidos y tardíos.

– El uso de pesticidas a reducido el número de depredadores naturales de la procesionaria, por lo que se extienden y crece en número sin problemas.

– Los pinos afectados en zonas privadas sin ningún tipo de control o tratamiento, se convierten en focos desde los que se extienden al resto del territorio.

– La dificultad para tratar pinos de grandes dimensiones con productos no sistémicos

– El elevado número de pinos en zonas de dificil acceso.

– Los zonas sometidas a vientos favorece el desplazamiento de las polillas adultas desde zonas adyacentes. Esto da lugar a reinfestaciones en años sucesivos.

– En zonas donde el cambio climático se está notando especialmente, se fevorece el decaimeinto de la masa forestal y el estrés de las coníferas.

Coniferas afectadas por la procesionaria

Las especies afectadas por la prodesionaria son principalmente las coniferas. En general, todas las especies de “Pinus”, siendo sus favoritas:

– el pino silvestre

– el pino canario

– el pino laricio

– el pinus radiata

–  y pinus ponderosa

Depredadores naturales de la procesionaria

La mejor manera de control para la procesionaría la encontramos en el medio ambiente. Dependiendo de la fase en la que se encuentre, tenemos:

Depredadores de puestas de huevos: Avispas, hormiga roja, el carbonero, el cuco, el herrerillo; los ortopteros.

Depredadores de la crisálida cuando está enterrada: Pajaros como la abubilla, el lirón careto o el mirlo. El hongo cordyceps.

Depredadores de las mariposas: Murciélagos, el cuervo y la urraca.

¿Cuándo tratar la procesionaria?

La metodología para la eliminación de la procesionaria dependerá de la fase biológica en la que se encuentre. Hay que tener en cuenta si está en sus primeras fases larvarias o en las últimas o si ya se ha convertido en polilla.

La etapa más sensible a los tratamientos es cuando las larvas emergen del huevo, momento en el que empiezan a consumir acículas y no han formado aún los bolsones típicos de esta especie.

A medida que se van sucediendo las distintas fases larvarias, los tratamientos empiezan a ser cada vez más ineficaces pues los bolsones donde se encierran son impermeables a los productos químicos y el protocolo de erradicación pasa por quitarlos manualmente o tratarlos de manera individual con productos químicos. La transformación del gusano a mariposa ocurre bajo tierra donde permanece inmune a las pulverizaciones aéreas.

Por todo ello, es necesario hacer un seguimiento anual de las poblaciones para determinar cuando es el momento más oportuno para aplicar los distintos tratamientos  posibles, ya sean biológicos, químicos o físicos.

 

TRATAMIENTOS PARA ELIMINAR LA PROCESIONARIA

La correcta aplicación de un método u otro dependerá de factores como la accesibilidad, el tamaño del arbol, ubicación dentro de un área urbana.

 

Endoterapia 

La endoterapia consiste en la inyección en el tronco de un insecticida sistémico que viaja a través del sistema vascular y se distribuye por toda la copa del pino, inmunizando al árbol. Se realiza a finales de otoño y principios de invierno, normalmente en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre, cuando las orugas se están alimentando de las hojas. Es muy efectiva y basta una sola aplicación anual para asegurar resultados excelentes. Existen varias técnicas, aunque la más utilizada por su versatilidad y facilidad de manejo es mediante ampollas monodosis presurizadas a baja presión.

 

Destrucción física de los bolsones

Consiste en la retirada de los bolsones con la utilización de unas tijeras telescópicas. Debe hacerse cuando el bolsón ya este medio formado con temperaturas bajas, preferiblemente de madrugada (8ºC) para tener la seguridad de que las orugas van a estar dentro del bolsón. Esto se realiza así por dos motivos: garantizar que se retira la totalidad de ellas, y al mismo tiempo se evita la exposición a los pelos urticantes. Es importante dedido a la peligrosidad de estos, llevar puesto el correspondiente EPI.

 

Destrucción química de los bolsones

Debe realizarse por personal cualificado, mediante la pulverización directa de productos insecticidas que tengan la autorización correspondiente. Aquellos que mejor resultado han dado son los piretroides, siendo la alfacipermetrina la única materia que cuenta con la aprovación para dicho tratamiento. En este caso se recomienda contratar los servicios de una empresa especializada.

 

Trampas sexuales

Se trata de capturar los machos, ya en fase de mariposa, una vez que ha salido del estado de crisalida, atrayéndolos con feromonas de la hembra. De esta manera se evita el apareamineto de muchos ejemplares, lo que va a repercutir en el número de huevos que se van a poner. Se colocan en las zonas de vuelo de los machos, principalmente en los bordes de las masas forestales y claros en zonas de pinar poco espeso.

 

Trampas barrera

La finalidad de las trampas barrera es capturar a las orugas cuando inician su descenso hacia el suelo. Se colocan en el tronco de los arboles. Es un anillo que se coloca envolviendo el tronco, e impidiendo el paso de la oruga de manera que la dirige hacia una bolsa de la que ya después no podrá salir. No contiene ninguna sustancia tóxica, por lo que se puede poner en lugares de bastante afluencia de personas, sin ningún peligro.

Ciclo vital de la procesionaria